in

La Final Regia se la llevó Tigres, campeón del Apertura 2017

El equipo dirigido por Ricardo Ferretti vino de atrás y se impuso 1-2 (3-2 global) a Monterrey en la Final disputada en el Estadio Bancomer; sumaron su sexto título de liga

Foto: Cuartoscuro

MONTERREY.- Fue el grito en medio del silencio: Tigres campeón y se lo celebró a Rayados en su casa, al pie del Cerro de la Silla, con acento regio y en una Final inolvidable que quedará en la historia.

Tigres gritó campeón más fuerte que nunca. No se le daba en las Finales. Perdía partidos decisivos, pero esta vez ganó el juego más importante de su vida deportiva. Fue 2-1 (3-2 global) con autoridad y se convirtió en el nuevo monarca del futbol mexicano.

Pero no solo se quedó con el Apertura 2017. Su sexto título trajo un extra: es el primer equipo de la ciudad de Monterrey en bordar simbólicamente la estrella dorada que marcará un antes y un después en la vida del Clásico Regio.

Tigres, un experto en ganar Aperturas (levantó el trofeo en los últimos TRES), encontró un guiño del destino que le pagó lo que le quitó en el Clausura pasado frente a Chivas. Y vaya contra quien volvió a ponerse la corona.

Festejar en la casa de Rayados tiene un altísimo valor; pero levantar un trofeo en ese campo extraño, tiene una connotación emotiva sin punto de comparación. Nada iguala un título ante los ojos de su clásico adversario.

Tigres lleva el drama en las venas, pero también ese valor agregado llamado coraje, su plataforma de despegue en la cual se ha apoyado últimamente para saltar hacia los propósitos alcanzados. Le dio vuelta un marcador a Rayados y lo defendió a su antojo.

Rayados anticipó que podía ser cruel en ataque mientras le abrieran camino. A los 2’, Dorlan Pabón encontró un balón a modo que le bajó con el pecho Rogelio Funes Mori y facturó muy temprano en el partido.

Pero Rayados se quedó con ese gol en la memoria, pero perdió de vista el juego. Con el 1-0 especuló, esperó a Tigres y le cedió el control. Gravísimo error de lectura. No lo atacó más. Se quedó al aguardo de algún contrataque y ya no pudo levantarse.

Tigres fue creciendo por decisión y porque olfateó una postura conservadora adversaria y actuó en consecuencia. El empuje le pagó la ambición con un par de goles en cuestión de minutos.

Primero fue Eduardo Vargas al minuto 30. El chileno tomó de frente un pase atrás de Jesús Dueñas y definió cruzado. A los 34’, Francisco Meza, de cabeza, se anticipó a Nico Sánchez y Jonathan González para dar vuelta la historia. Pasó del 0-1 al 2-1 con mucha autoridad.

Y esa ventaja no se movió más. Porque Rayados empezó a desesperarse en el complemento, pero también porque los fantasmas de aquella Final contra Pachuca en el Clausura 2016 le sobrevolaban por la cabeza.

Rayados fue el frente más por inercia que por control. Tiró de todos lados, puso a Nahuel Guzmán contra las cuerdas, y hasta desperdició un penal para el 2-2. Avilés Hurtado, al 80, disparó a las gradas. Fue el síntoma que retrató la impotencia de un Rayados que, con Antonio Mohamed, todavía no puede coronar con un título sus enormes números de grandes campañas.

Por MARIO SÁNCHEZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¿Que es lo que piensas?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Pareja tiene sexo en el coche, ¡en plena autopista! (video)

Golpea a su mujer por festejar el título de Tigres