in

Homicida de modelo argentina sería un ‘junior’

El joven sospechoso contacta a sus víctimas por internet, tanto en redes sociales como en páginas de damas de compañía

Foto: Especial

Ciudad de México.- Un “junior”, de entre 23 y 25 años, sería el homicida de la modelo argentina Karen “N”, hallada sin vida la noche del jueves 28 de diciembre, en un hotel de la Ciudad de México.

De acuerdo con la investigación de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), de que da cuenta Radio Fórmula, la joven y su homicida habrían llegado al hotel de avenida Revolución alrededor de las 19:50 horas, 40 minutos después él habría dejado el lugar en su motocicleta.

Dicen los empleados que se les hizo sospechoso que el sujeto se marchara por lo que revisaron la habitación en la que hallaron a la joven argentina con dos tiros en la cabeza y con signos de violencia.

En tanto, en una mesa encontraron latas de cerveza y cocaína.

Las autoridades capitalinas han establecido que el sospechoso contacta a sus víctimas por internet, tanto en redes sociales como en páginas de damas de compañía.

Su madre aún no podrá disponer del cuerpo, ya que está sometido a investigaciones. Aunque aclaran que en los primeros meses del 2018, trasladarían las cenizas a Chaco.

Hoteles de ‘mala muerte’ en la CDMX

El Pasadena, ubicado en Revolución 286, es lo que en México llaman “hotel de paso”. Allí encontraron a Karen, tirada en el piso al lado de la cama, sobre un charco de sangre. El 17 de diciembre habían encontrado asesinada a la venezolana Génesis Ulliannys. Y antes a Katya, en el Hotel Roma. Tenía 21 años y la asesinaron cortándole la garganta con unas tijeras de jardinería. Tenía las manos atadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¿Que es lo que piensas?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Gasolina comienza año aumentando 40 centavos

Hoteles de la CDMX, verdaderamente de ‘mala muerte’